noviembre 27, 2020

Curaçao, un paraíso en el Caribe

Curazao es otra de las hermosas islas del Caribe a la cual te deberías de animar visitar.  Ubicada en el sur del mar de las Antillas, precisamente justo al frente de Venezuela, y forma parte del territorio autónomo del Reino de los Países Bajos, que muchos llaman ABC, ya que está formada por Aruba, Bonaire y Curazao.

La Isla cuenta con una superficie de 444 kilómetros cuadrados y su capital es Willemstad que se encuentra al sur de la isla.

El origen de su nombre

Existen algunas historias acerca de su nombre, y el origen del mismo, pero realmente significa “Curación”, ya que la historia cuenta de que cuando navegantes portugueses llegaron a la isla, muchos que sufrían de Escorbuto, y se curaron, probablemente, por haber disfrutado de las innumerables frutas y fuentes de Vitamina C que encontraron en la isla, por tal motivo, se le llamó Ilha da Curação o Isla de Curación.

Un paraíso lleno de color

Este paraíso isleño es una explosión de colores y de mestizajes casi imposibles.  Su gente es amable, alegre y colorida.

Con su deslumbrante vida marina, una sucesión de playas espectaculares y una capital que presume de un casco antiguo declarado Patrimonio de la Humanidad, esta joya caribeña poco explorada rebosa elegancia y buen rollo.

Las cristalinas aguas de Curazao, son un excelente lugar para bucear, hacer snorkel, buceo y nadar.  Posee un clima maravilloso y lo mejor es que está fuera del alcance de huracanes y tormentas.

Junto con playas idílicas y apartadas y hoteles de lujo, Curazao también alberga muchas atracciones imperdibles que le dan un estilo claramente europeo bajo el sol del Caribe.

La capital de Curazao, Willemstad, está llena de arquitectura colonial holandesa y edificios fascinantes, incluido The Fort Church o De Fortkerk (su nombre en holandés), el hogar de la Iglesia Unida Protestante de Curazao, construido en 1769, y decretado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, es además un hermoso museo.

Una de las características principales de Willemstad es su franja de coloridos edificios frente al mar en Punda y además de ser una vista por la que se conoce a Curazao en el mundo entero, es uno de los lugares más fotografiados de Curazao y habla de la herencia holandesa de la isla.

Esta es una vista para disfrutar tanto de día como de noche cuando los cafés y restaurantes están iluminados por las luces en el puente de pontones Queen Emma, el cual fue construido en 1888, para conectar a Punda o Otrobanda y  se abre y cierra para permitir el paso de botes y barcos.

En realidad está llena de edificios históricos, casas remodeladas manteniendo siempre el estilo, es un hermoso lugar, limpio y con un toque Europeo indiscutible.

Su comida es exquisita, una mezcla de estilos para todos los gustos, y su vida nocturna es comparable a la de cualquier metrópolis.

No dejes de visitar sus museos donde encontrarás información histórica de Curazao, por ejemplo en el Kura Holanda, uno de los más famosos, donde se encuentra la historia de la esclavitud, verás cómo vivían los esclavos de la colonia, sus costumbres, su sufrimiento, así como diferentes artilugios de la época, como artículos domésticos, candados, llaves y cerraduras, que si eres cerrajero podrías encontrar muy interesarte.

Curazao definitivamente tiene que estar en tu lista para visitar durante tus próximas vacaciones.

error: Content is protected !!